Galería
                                Volver al Inicio






Presentación pública del Foro Social Argentino de Minería

Propiciado por la Iglesia. Pedoja (CEMA): Stakeholders y Extractivas en la Argentina
MINING PRESS

Tal como anticipara Mining Press, fue oficializado el nacimiento del Foro Social Argentino de Minería, un espacio propiciado por la Iglesia Católica bajo el influjo de las preocupaciones de Francisco sobre el desarrollo y el medio ambiente. Según analistas del Vaticano, en 2015 se conocerá una encíclica sobre esta delicada cuestión global.

El foro, que forma parte de las estrategias institucionales de CAEM, ha reunido hasta hoy a actores de diversas mesas de diálogo pre-existentes. Uno de ellos, Guillermo Pedoja, de la Cámara Empresaria del Medio Ambiente (CEMA), opina a renglón seguido del comunicado oficial del nuevo espacio, sobre las premisas del vínculo entre Stakeholders y Extractivas en la Argentina.


 

EL COMUNICADO

Se ha creado el Foro Social Argentino de Minería
Será coordinado por la Comisión de Justicia y Paz de la Iglesia
Católica Argentina

El Foro Social Argentino de Minería (FOSAMIN) es una iniciativa de la sociedad civil para crear un espacio de diálogo y encuentro a fin de fomentar el debate pluralista, la reflexión y elaboración de propuestas. Busca el desarrollo de una minería responsable con las personas, trabajadores, poblaciones locales, con el ambiente y que produzca un amplio beneficio social a las comunidades y al país. Está integrado por entidades académicas, empresarias, organizaciones sociales, sindicales, de cuidado de la naturaleza y por la Comisión Nacional de Justicia y Paz que, en esta primera etapa, aporta la coordinación con el fin de ayudar a desarrollar una visión más integral de esta actividad.

Sus objetivos son promover los principios morales y de la ética en políticas públicas que comprometan a la actividad minera a desempeñarse por el bien común, la dignidad humana, la protección del ambiente y el auténtico desarrollo económico y social.

La premisa es conformar un lugar de debate libre, abierto, basado en la evidencia, que represente los múltiples intereses, integrando la cultura local y el saber científico. El trabajo y la agenda se harán en un clima de honestidad, transparencia y confianza. 

Nos alienta el trabajo de reflexión, orientado a sentar las bases para una nueva visión sobre la minería, iniciado en el Vaticano por el cardenal Peter Turkson, desde el Consejo Pontificio Justicia y Paz, buscando acuerdos que fortalezcan el desarrollo de los pueblos, la paz y la custodia de la creación. 

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 11 de Diciembre 2014

Nota: Entidades que forman el Foro Social Argentino de Minería (al 25 de Noviembre de 2014)

  • Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE)
  • Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA)
  • Cámara Argentina de Empresas Mineras (CAEM)
  • Cámara Empresaria del Medio Ambiente (CEMA)
  • Colegio Argentino de Ingenieros en Minas (CADIM)
  • Comisión Nacional Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Argentina (CNJP)
  • Fundación Cambio Democrático
  • Fundación Solidaridad
  • Fundación Vida Silvestre
  • IAE-Universidad Austral
  • Universidad Católica Argentina (UCA)
  • Universidad Católica de Cuyo(UCCUYO) 

Contacto: Héctor Allende, Coordinador del Foro Social Argentino de Minería y miembro de CNJP. Mail: fosamin@gmail.com


 

Guillermo Pedoja (CEMA): Stakeholders y Extractivas en la Argentina

Mining Press/EnerNews

Por Guillermo Pedoja*

Los últimos años de desarrollo minero y de actividad en formaciones no convencionales de Gas y Petróleo en Argentina nos han enseñado que para que los proyectos avancen con las mejores chances de concreción y permanencia, deben contar con Licencia Social y Ambiental (LSyA). Paradójicamente, su obtención  no depende tanto de las empresas y del gobierno sino de  lo que hacen u opinan el resto de los partícipes necesarios denominados "stakeholders" (personas u organizaciones que afectan o son afectadas por el proyecto, ya sea de forma positiva o negativa que deben ser considerados como un elemento esencial en la planificación estratégica de los mismos) cuyos intereses son muy diversos y de cuya interpretación y consideración(estudio y determinación de sus necesidades y expectativas) depende en gran medida lograr la LSyA.

Pedoja (CEMA): la importancia de la licencia social y ambiental

 

ZONAS DE CONFORT

Mientras algunas provincias debaten si permiten el desarrollo minero metalífero, en otras, está concretado o en distintas etapas de evolución. Ergo, convivimos en la Argentina con realidades distintas, donde cada una tiene sus propias razones que las sustentan y lo que es válido en un lado puede no serlo en otro.

Del mismo modo, en Vaca Muerta la puesta en valor de los “No Convencionales” ya está en producción en Loma Campana, algunos municipios en otras provincias han proscripto el fracking.

Con miras a darnos como sociedad la oportunidad de un debate a la altura del desafío de desarrollar la potencialidad de la industria extractiva de manera responsable, respetando el bien común y tolerando los impactos ambientales aceptables, el primer diagnóstico es que debe mejorarse sustancialmente la forma en que los distintos actores (stakeholders) han transitado el debate.

En un camino superador, las partes deben estar dispuestas a abandonar sus zonas de confort (su ámbito, dogmas, posiciones personales, en general una forma de proceder con la cual cada stakeholder apela a comportamientos que le permiten desarrollarse  asumiendo sólo riesgos calculados) [] y  estar dispuestas a arriesgarse a pensar diferente y a entrar en un debate con bases amplias que facilite escuchar y evaluar los argumentos del otro, antes de rechazarlos de plano.

En la medida que cada stakeholder esté dispuesto a reconocer, con espíritu crítico, la capacidad moral y la representatividad de los otros, se generará el ámbito para desarrollar un proceso de discusión que permita, identificar las coincidencias y luego trabajar sobre las disidencias. Cada caso tendrá el resultado que merezca y los stakeholdres aprenderán del proceso y deberán hacerse cargo de la decisión final.

Por ejemplo, las empresas y cámaras mineras deberán aceptar que no se puede hacer minería en todas partes y que no todos los proyectos realizados se han llevado adelante sin errores ambientales y sociales o que la planificación estratégica a escala global,basada en estudios regionales, de cada proyecto de “No convencional” debe ser implementada sin demora. Pero también defender el convencimiento de que hay muchos lugares donde la actividad industrial responsable puede llevarse adelante con impactos aceptables para la comunidad y el ambiente aportando al PBI nacional y al desarrollo de las comunidades locales ubicadas lejos de las urbes.

Las comunidades, las Sociedades Civiles y ONGs deberán pensar que el camino del diálogo, identificando primero los aspectos favorables y las coincidencias entre las partes, es un mecanismo de pacificación de ánimos que les permitirá luego sostener tan firmemente como consideren los aspectos que juzguen inadecuados en cada proyecto evitando el mal uso de informaciones positivas o negativas que no cuenten con una mínima rigurosidad científica.

“Debe mejorarse  la forma en que los distintos actores han transitado el debate”.

Las organizaciones sindicales deberán incorporar el concepto de productividad en sus negociaciones salariales y considerar a la capacitación de sus miembros como un valor de movilidad ascendente y velar por el cumplimiento de las buenas prácticas operativas.

En la medida que las partes estén dispuestas a arriesgarse para participar en una discusión más justa e intelectualmente generosa podremos aspirar a obtener mejores resultados para todos.

IDEAS FUERZA

Las “Ideas Fuerza” de una gestión actualizada son:

  • Planificación estratégica

  • Licencia ambiental y social

  • Estudios de base completos en escala del proyecto y en escala  regional.

  • Correcta identificación y delimitación de las “zonas de influencia”por medio considerado (agua, suelo, aire).

  • Plan progresivo y comprensivo de Comunicación a stakeholders, con identificación de los líderes de opinión.

  • Elaboración de indicadores cuantitativos sociales y ambientales  y “monitoreo participativo” de seguimiento.

  • Uso de las mejores tecnologías disponibles, análisis crítico y comparado.

  • Desarrollo de infraestructura compartida entre el proyecto y la comunidad, toda vez que sea posible.

  • Incorporación al modelo de gestión empresariadel respeto por las costumbres locales.

  • Prever la inserción social, entre otras medidas, impartir capacitación en oficios relacionados con las actividades extractivas en las comunidades próximas.

  • Sincerar e internalizar las responsabilidades en preservación del ambiente y protección y desarrollo de las comunidades en la empresa. Atar bonos e incentivos del  personal al logro de metas en estas materias.

  • Utilizar bienes y servicios locales toda vez que sea posible y desarrollar un plan de integración nacional.

  • Incorporar al caso de negocio de cada proyecto la inversión en la comunidad una vez concluida la etapa de construcción.

  • Contar con programas de reducción de uso de agua potable con indicadores medibles y auditables por terceras partes independientes.

  • Desarrollar desde el inicio el plan de abandono.

  • Fortalecer a las Autoridades de Control mediante asignación de presupuestos acordes a la actividad a realizar, capacitación y formación de cuadros permanentes, compromiso empresarial de no contratación del personal técnico de las Autoridades de Aplicación.

  • Contemplar los aspectos de competitividad y productividad en las paritarias gremiales.

*Presidente de la Cámara Empresaria de Medio Ambiente (CEMA)

Publicado en Mining Press






















Documento sin título